Verano, chicharras y ruido

chicharraLa siguiente entrada fue redactada a finales de agosto y, aunque no recuerdo por qué motivo, quedó sin publicarse. Hoy he visto una chicharra por televisión y he recordado lo que escribí a propósito del verano y de estos ensordecedores insectos.

En Japón hay dos cosas que en verano llaman especialmente la atención. Una es, sin ningún tipo de duda, el calor y la otra, el canto de las chicharras. Aunque no se vean (y no porque sean pequeñas), estos insectos no cesan de hacer ruido durante todos los días de la canícula. Además lo hacen acorde con su tamaño y con una intensidad sin igual. Hoy, llegando a casa en el rellano exterior del piso, he podido ver de cerca de uno de estos bichos y, la verdad, no dejan indiferente a nadie.

Viven en cualquier rincón de la ciudad que tenga un mínimo de vegetación. Su aspecto es desagradable como el de una mosca gigante y, afortunadamente, no suelen volar cerca de las personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *