Orejas de gyoza

portadagyoza2La primera vez que vi una no le presté demasiada atención, pensé que se trataba de alguna anomalía en la oreja de alguien; pero en la segunda y sucesivas vi claro que algo pasaba en las orejas de algunos japoneses.

Como veis en la ilustración, la zona blanda y del cartílago queda hinchada de manera que desaparece la característica rugosidad de toda oreja. Al parecer se trata de una reacción del propio cuerpo para proteger el oído del roce contra las colchonetas y de los golpes. Una lesión muy característica entre judokas, boxeadores y jugadores de rugby.

Lo más curioso del caso es que, lejos de ser un complejo debido a su peculiar estética, se ha convertido en una honra e, incluso, quienes las “sufren” son más respetados por otros deportistas.

En la actualidad son muchos quienes se protegen y utilizan vendajes y demás protectores homologados para cubrir sus orejas, aunque hay quienes prefieren castigar sin complejo sus orejillas En Japón varias clínicas de belleza y estética recomponen la forma natural del pabellón auricular cuando los luchadores dejan la práctica del deporte.

Algunos llaman a este tipo de lesión “orejas de gyoza” (gyozamimi), por su parecido con las típicas “empanadas” japonesas, aunque su nombre más formal y correcto sería “oreja de luchador” u “oreja de judoka”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *