¿No reconocen a sus hijos?

ore_ore_sagiLas relaciones paternofiliales en Japón son muy singulares. Los japoneses llevan de otra forma los sentimientos entre los seres queridos. Los hijos, una vez abandonan el hogar de los padres, pasan a un segundo plano donde la comunicación entre ellos queda relegada a uno o dos encuentros a lo largo de muchos meses, y las llamadas telefónicas no son demasiado generosas que digamos. Con el paso de los años y el envejecimiento de los padres, a algunos de ellos les cuesta reconocer la voz de sus hijos en una llamada telefónica, con lo que a menudo se convierten en el blanco perfecto de los estafadores.

En Japón existe una modalidad de estafa que se llama “Oreore” (soy yo) y consiste en efectuar una llamada haciéndose pasar por el hijo de la víctima. Con una voz afectada por el llanto y ante una situación de estrés, el supuesto hijo pide de manera desesperada una gran cantidad de dinero, para el mismo día, que deberá entregar a una tercera persona que no conoce la víctima. Con mucha asiduidad los padres suelen picar y ceden importantes sumas que, finalmente, no irán a parar a manos de ningún familiar.

La comunicación entre padres e hijos no es demasiado habitual con lo que se facilita que los progenitores, ante el balbuceo del estafador y su supuesto llanto, no se den cuenta de que quien les habla no es su hijo.

No todos los intentos de estafa salen bien. Recientemente se ha conocido el caso de una señora de 60 años que recibió la llamada de un individuo que se hacía pasar por su hijo. La víctima pensó que podía tratarse de un caso de “Oreore” y siguió la corriente al estafador a lo largo de siete horas y a través de unas diez llamadas, el tiempo suficiente para que la policía nipona localizara y detuvieran al delincuente.

En algunos cajeros automáticos existen carteles como éste donde se alerta a los mayores que si están sacando dinero porque algún familiar se lo ha pedido, que pueden estar siendo víctimas de una estafa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *