No estoy en Japón

solEl quehacer diario de nuestra sociedad va muy relacionado con nuestra cultura y nuestra manera de vivir. Aquí la gente se sociabiliza más y mejor que en muchas otras sociedades del mundo. Los mediterráneos aprovechamos en épocas frías, como ésta, cualquier ápice de buen tiempo para disfrutar del paseo, de las largas conversaciones y del contacto con los demás. En Japón, en cambio, cuesta más encontrar una pareja de ancianos que conversen tranquilamente en un parque… y no porque nunca haga buen tiempo sino porque la gente mayor no suele conquistar demasiado las calles de las grandes ciudades.

La vigilia de Reyes de este año no ha sido demasiado fría. Las buenas temperaturas han acompañado a pasear y hacer las últimas compras de estas fechas. Por ello, las calles han sido más transitadas que de lo habitual y ha sido más sencillo encontrar instantáneas que puedan resumir nuestro talante.

En un parque de Terrassa, dos ancianas conversaban decididamente. La una derecha mientras que la interlocutora permanecía sentada en el banco de enfrente. Ambas, eso sí, con un trozo de cartón para evitar las molestias del sol menguante que parecía molestarlas.

La simpática estampa que he podido captar con un teléfono móvil resume perfectamente cómo somos: cómo son nuestras inquietudes, nuestros intereses, nuestras preocupaciones, nuestras soluciones, nuestra imagen… En definitiva, pequeñas cosas que te demuestran que ya no estoy en Japón.

Seguro que los Reyes Magos traerán una buena sombrilla a estas señoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *