Las máquinas vending

Japón tiene una gran cantidad de máquinas expendedoras en sus calles. No hay ninguna zona transitable en el país que no disponga, de cómo mínimo, de una instalada en el lugar más insospechado.

Resulta rentable para los comerciantes japoneses instalar este tipo de máquinas en el exterior para satisfacer el carácter consumista de los japoneses. Se trata de una sociedad que compra sin demasiados reparos todo aquello que consideran que cubre sus necesidades, sobretodo si es a buen precio. Los cafés, refrescos y bebidas en general en lata son productos muy aceptados a los que no se suelen resistirse demasiado. Por lo tanto, si observan en la calle una de estas expendedoras y les apetece tomarse algo, lo harán sin contemplación. Hay que tener en cuenta que los precios son muy parecidos a los de las tiendas (o en muchas ocasiones incluso más económicos) y por menos de un euro puedes tomarte un aromático café o una refrescante coca-cola. ¿Verdad que os resulta extraño oír hablar de café enlatado? Pues creedme que, para mí, son de los mejores que hay en el país.

Cada vez las vending tienen más y más opciones y son más sofisticadas. Últimamente proliferan en Japón máquinas con una enorme pantalla táctil que, a su vez, proporciona toda la información necesaria sobre su consumo: temperatura, calorías que aporta, precio… Además de ofrecer la previsión meteorológica y hacerte un escáner de tu aspecto para determinar tus características de género y edad, y así ofrecerte un catálogo de productos más enfocados a tu perfil.

Si alguna vez viajáis a Japón, veréis cómo os sorprenderá la abundante presencia de este tipo de máquinas expendedoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *