Grabando al pez globo

fuguEste pasado sábado surgió la oportunidad de hacer un reportaje sobre el misterioso pez globo, o “fugu” como lo llaman aquí en Japón. Un interesante pescado que de no cortarse debidamente puede provocar un buen susto al consumidor; y es que su potente veneno puede matar agónicamente a una persona en cuestión de minutos.

Para asegurar una manipulación más que correcta del animal, en Japón existen centenares de restaurantes especializados. Tuve la suerte de ser amablemente atendido por Masayuki y Kenji, dos representantes de la franquicia “Genpin fugu”. Fuimos al restaurante que la cadena tiene en la zona de Simbashi y allí nos mostraron cómo trabajan este desconocido pescado y, sobretodo, cómo lo limpian y cortan para evitar que la carne quede contaminada de la toxina del propio pez.

Durante la grabación del reportaje vivimos momentos bastante singulares, como cuando uno de los pinches de cocina sacó de la pecera un ejemplar de “fugu” para que se hinchara y pudiéramos observar cómo realmente se convierte en un pez esférico. Aunque el shock nos lo llevamos cuando pudimos ver que, después de destripar el pescado, el corazón del animal aún latía en las manos del cocinero. Muy impactante y estremecedor. Dicen que sólo así se constata la frescura del producto.

El repentino interés hacia el “fugu” vino debido a propósito de la aparición de varios peces globo en las costas mediterráneas, fruto (dicen algunos) de los evidentes cambios climáticos que está sufriendo nuestro planeta. El caso es que desde el año 2009 se han contabilizado varias capturas de una especie de la misma familia. Se trata del tamboril, un pez que frecuenta aguas oceánicas y que ha llegado al Mediterráneo oriental a través del canal de Suez.

Reportaje del pez globo en La Vanguardia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *