En el trabajo: “perdón por irme antes”

Una de las preguntas más habituales que suelen hacerme en relación con la sociedad japonesa, es si los nipones trabajan tanto como se dice. Ésta es una pregunta que no tiene fácil respuesta porque la concepción de trabajo es muy diferente. Sí que es cierto que los japoneses pasan muchas horas en sus oficinas, de hecho algunos de ellos superan las 80 horas semanales. ¿Pero eso significa que sean más productivos que los europeos? Sinceramente creo que no. La estructura jerárquica de las empresas niponas impide que muchos empleados tengan iniciativa propia y puedan desarrollar sus tareas laborales con total normalidad y cotidianidad. Esa atadura a la supervisión del jefe frena importantemente la agilidad necesaria para tirar adelante muchos proyectos en curso. También son muy habituales las reuniones de trabajo que absorben una gran cantidad de horas semanales.

En la mayoría de las empresas, el horario de trabajo es de 09 h a 17 h. Sin embargo, recientemente, se está inculcando el sistema de horario flexible, que ofrece a los empleados cierta libertad para decidir su horario laboral. Este sistema permite a los trabajadores evitar las horas punta del transporte público y trabajar conciliando algo más la vida privada, especialmente de las mujeres.

Pero el gran problema de los japoneses es que les cuesta irse del trabajo antes que el resto de sus compañeros o, peor aún, de sus jefes aunque ya hayan acabado sus tareas. Si finalmente deciden irse, deben mostrar consideración hacia el resto de compañeros y excusar su partida con un “perdón por irme antes” (o-saki ni shitsurei shimasu).

(Fotografía de un edificio de oficinas próximo a la estación de Tokio)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *