El interés por el juego

Junto a los konbinis, karaokes y locales de comida rápida, uno de los negocios que más se repite en Japón son los pachinko. Una especie de casinos o de salones de máquinas tragaperras que ocupan cientos de metros cuadrados. En Tokio los contaríamos por cientos y los asiduos jugadores por miles. Algunos japoneses son muy dados al juego y por ello es habitual ver cómo se aglutinan en las puertas de estos locales, a primera hora de la mañana, a la impaciente espera de su obertura.

El funcionamiento de las máquinas de los pachinkos es bastante sencillo. Al entrar en él debes comprar unas bolitas que te servirán para introducirlas en las máquinas y, según caigan, se puede obtener dinero como premio.

Pero la afición por los recreativos y por el entretenimiento llevó a los japoneses a idear varios tipos de negocio, siempre al rededor de la cultura de introducir monedas. Es habitual encontrar locales donde conseguir peluches, bailar al ritmo de las luces, o fotografiarse con los amigos en un escenario virtual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *