¡Chikan!

Mi artículo publicado el 28/11/2014 en LA VANGUARDIA

vagoMillones de japoneses se desplazan diariamente en transporte público entre Tokio y su área metropolitana. Una cifra espectacular que ocasiona verdaderas situaciones de colapso en los andenes de las principales estaciones y, sobre todo, en la mayoría de los vagones de todo el país. Ante tal situación algunos hombres aprovechan para hacer tocamientos a las mujeres quienes, bien por la confusión del momento o por su carácter reservado, no denuncian la conducta abusiva.

A pesar de que se trata de una problemática ya muy antigua en Japón y después de las medidas represoras que se han aplicado, en lo que llevamos de año se han detenido a 48 personas acusadas de abusar de mujeres. Una cifra que sigue preocupando a las autoridades niponas quienes ven en esta estadística la punta de un gran iceberg, ya que la mayoría de las víctimas no denuncian el manoseo al que han sido sometidas.

Con el objetivo de afrontar nuevamente la situación y evitar que sigan aumentando los incidentes de esta índole, la policía ha iniciado una nueva campaña informativa para convencer de la imperiosa necesidad de alertar de cualquier abuso de carácter sexual. Por este motivo se están repartiendo folletos en las principales estaciones instruyendo de cómo actuar ante tal situación. En algunas estaciones pueden observarse carteles donde se les indica que alcen la mano acosadora de su agresor y griten ¡Chikan! (acosador o pervertido) en japonés para delatarlo.

Vagones sólo para mujeres

La autoridad del transporte recuerda que en Japón existen con mucho éxito los vagones exclusivos para mujeres, los conocidos Only Women. Unos compartimentos ubicados en la cabecera de los convoyes para proteger a las féminas de la multitud durante las horas punta del día, entre las 07.30h y las 09.30h de los días laborables.

Estos vagones fueron ideados en el año 2005 para erradicar el alto número de incidentes que se producían en los trenes, entre manoseos e indiscretas fotografías bajo las faldas de las uniformadas adolescentes. Por aquella época solo en Tokio se registraban más de 2.200 denuncias. Desde entonces, la concienciación y las múltiples medidas han reducido significativamente el número de casos. Afortunadamente en Osaka, a día de hoy, ya no se conoce a su principal línea de metro como la chikan express (el tren perverso) tal y como se la denominaba en el pasado por haber tenido el mayor número de incidentes de acoso sexual. Durante los años 2009 y 2011 dos empresas privadas de transporte instalaron en sus convoyes cámaras de vigilancia para combatir estos despropósitos.

Vagones polémicos

Los Only Women nunca han estado exentos de polémica en Japón. Muchos hombres consideran que se trata de una medida sexista y discriminatoria que produce la sobrecarga en el resto de vagones, mientras que otros la consideran una manera gratuita de generalizar el comportamiento de unos pocos y de presuponer que la inmensa mayoría de los hombres son unos obscenos. Algunas voces más críticas consideran de estériles todos estos esfuerzos mientras en Japón existen mangas que incitan a imitar este tipo de comportamiento en lugar de intentar ponerle fin. Algunas mujeres, en cambio, piensan que los vagones para mujeres son una medida exagerada pero que gracias a ella pueden viajar un poco más cómodas que el resto del pasaje.

Tendencia en otros países

Japón fue el primer país que adoptó la medida de los vagones femeninos, pero rápidamente la idea se extendió por otros países donde existe una problemática similar. Brasil fue uno de los siguientes en incorporar en el metro de Río de Janeiro algunos coches con tal propósito, igual que lo hizo también México. Otros países musulmanes, como Egipto o Malasia, o incluso la ciudad de Jerusalén, disponen del mismo tipo de vagones, aunque en algunos casos ideados para satisfacer las costumbres conservadoras de sus ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *