«Parasoru»

La primera vez que visité el país, conocí una palabra en japonés que me llamó especialmente la atención: パラソル (parasol), un vocablo muy familiar para los castellanohablantes que designa al artilugio que nos protege de la insolación. Curiosamente en Japón, aunque existe una palabra propia para este concepto («higasa»), suelen utilizarla con bastante frecuencia. Hemos de tener en cuenta que los parasoles se utilizan con mucha regularidad, especialmente por la señoras japonesas que quieren cubrirse del sol. La tradición nipona aleja del concepto de belleza a las mujeres demasiado morenas, con lo que éstas huyen del bronceado y se protegen con asiduidad con parasoles o paraguas que tienen doble función: taparse de la luz solar, en los momentos de mucha radiación, y evitar mojarse en la época de lluvias, que suele transcurrir al inicio del verano. Un accesorio muy beneficioso y conveniente que salva el tipo a más de una.

Como decía, en Japón es muy habitual ver a señoras resguardarse del sol en plena calle, pero lo que quizás no es tan cotidiano es ver cómo se instalan parasoles a determinadas plantas y flores. Mi amiga Keikosan me envió esta fotografía donde podemos observar cómo se protegen del sol unas flores del jardín de un parque de la ciudad de Machida. Como siempre, los japoneses tan detallistas: cuidan los detalles y las formas, incluso con las plantas.

轟さんありがとうございます!

Llega la Golden Week

Uno de los momentos más esperados por los japoneses es la Golden Week, su semana dorada. Un periodo que aprovechan los nipones para hacer un paréntesis en sus obligaciones laborales y disfrutar de unas merecidas vacaciones, aprovechando la llegada del buen tiempo. Los aeropuertos registran una gran actividad y volar cuesta mucho más de lo habitual.

Golden-WeekLa semana dorada de los japoneses es fruto de la unión de cuatro días festivos, es decir, un super puente que les permite disponer de prácticamente una semana entera de vacaciones. Hoy en Japón celebran el día del emperador Showa, una época que el país vivió con mucha agitación. Se cree que de esta forma la sociedad recuerda las penurias y alegrías que pasaron durante esa Era para transmitirlas a las nuevas generaciones, a modo de crear un futuro próspero. El día 3 de mayo los japoneses dedican esa jornada a conmemorar la Constitución japonesa. El 4 celebran el día del verdor (midori no hi), un excelente momento para dar la bienvenida a la primavera. Finalmente, el 5 de mayo se celebra el día de los niños (kodomo no hi), momento en que Japón se llena cometas en forma de carpa.

Curiosamente el 1 de mayo en Japón no es día festivo, a diferencia de muchos otros países de todo el mundo, aunque cada vez son más las empresas que deciden hacer de dicho día una jornada festiva.

También es interesante diferenciar el día del cumpleaños del actual Emperador (el 23 de diciembre) y el día del emperador Showa.

De la indiferencia a la nostalgia

Si he de ser sincero, la primera vez que vi el sakura no me llamó en exceso la atención. Sí, observaba infinidad de imágenes pintorescas, pero no lograba comprender la obsesión de los japoneses por la llagada de este momento. Poco a poco, con el tiempo, fui apreciando la importancia del florecimiento de los cerezos, no sólo por la belleza del momento sino -en buena medida- por la simbología que representa. ¿Qué mejor manera de recibir la primavera que con millones de flores blancas?

Ahora, que me encuentro a miles de quilómetros de Japón, añoro ese momento tan especial. Cuando la gente camina por la calle ilusionada en ver un cerezo en flor y cuando la gente aprovecha para compartir excursiones, picnics y demás actividades.

Durante estos días los principales parques de Japón y sus mejores avenidas se convierten en un verdadero espectáculo natural que, en mayor o menor medida, no puede dejar indiferente a nadie.

Este año el momento más álgido del sakura ha coincidido en los países católicos con la Semana Santa, la contraposición a todos los sentimientos que se viven ahora en Japón. Una vez más prefiero decantarme por la opción japonesa: tristeza por alegría y color negro por colores vivos y primaverales.

Sakura 2015: el 26 de marzo, en Tokio

Si hay algo en Japón que da la bienvenida a la primavera es sin duda la floración del cerezo. Como sabréis el sakura es un acontecimiento natural muy adorado en el país y, cada año, los japoneses siguen con pasión este momento único. Este año, según me comenta mi amiga Keikosan, el sakura llegará a partir del 19 de marzo, en función de la situación de cada ciudad en la geografía nipona. En Tokio, por ejemplo, lo hará el 26 de marzo.

La gran tradición por observar los cerezos en flor ha llevado a los japoneses a la plantación en exceso de estos árboles, en las avenidas, en las carreteras, en los parques… Todo con el propósito de que cuando llegue el momento las calles se conviertan en un auténtico espectáculo. Y la verdad es que así es. Japón se transforma para recibir a la primavera y disfrutar de la belleza que proporciona la ocasión. Los principales parques de todas las ciudades de la nación se preparan para recibir la visita de miles de personas. Especialmente los fines de semana que se llenan de gente y resultan prácticamente intransitables las zonas donde proliferan las flores de cerezo. Recuerdo el año pasado, que para acceder a Yasukuni la cola llegaba hasta el interior de la estación de metro. Las horas punta se convierten en algo realmente exagerado y muy poco recomendado para personas que detesten las grandes aglomeraciones.

Los japoneses, muy dados a las celebraciones, preparan todo tipo de festejos para recibir y admirar el sakura. Lo más habitual es reunirse con amigos, compañeros y familia y celebrar los «hanami», unos pik-niks bajo los cerezos en flor, para observar la belleza de las ramas y la lluvia de pétalos tan característica. Un lugar de referencia es sin duda el parque de Yoyogi, cerca de Harajuku.

A nivel comercial los nipones también preparan promociones y decoraciones especiales para sus clientes.

Las fechas del sakura varían cada año, en función de la climatología y la posición geográfica de cada región. Este año la Agencia Meteorológica de Japón ha determinado que con mucha seguridad la floración de los cerezos se desarrollará a partir del 19 de este mes.

Wasabi casero

Del mismo modo que la mayonesa casera no sabe igual que la que compramos en el supermercado, con el wasabi pasa exactamente lo mismo. Veréis, yo no soy muy dado a impregnar las piezas de sushi en esta salsa verde, pero si el wasabi en cuestión acaba de hacerse puedo hacer una gustosa excepción. El que preparan muchos japoneses en sus casas tiene un sabor muy diferente al que, a menudo, encontramos en los habituales sobrecitos diminutos. La diferencia es tal, que parece otro producto diferente. El wasabi acabado de rallar tiene un gusto más fresco, suave y bastante menos agresivo que el industrial. Desaparece esa sensación (horrorosa en mi opinión) que recorre nuestras fosas nasales y sube hacia lo más profundo del cerebro.

Pero lo más curioso del proceso de elaboración de esta raíz típica de Japón es el rallador que se suele utilizar. Hablamos de una pequeña base de madera, con un mango para sujetarlo, forrado de piel de tiburón. Sí, sí, lo que oís. ¡Piel de tiburón! Si pasáis el dedo, entenderéis por qué es ideal para obtener el wasabi rallado, ya que la piel del escualo tiene un tacto bastante similar al de un papel de lija.

Si algún día tenéis ocasión de probar el wasabi casero, no perdáis la oportunidad. Merecerá la pena.

Día de la Fundación Nacional

Captura de pantalla 2014-11-24 a las 22.00.02Aunque últimamente no tengo tan atendido el blog como desearía, no podía dejar pasar la jornada de hoy sin hablar del día de la Fundación Nacional. Éste es otro de los días festivos que tiene el calendario japonés. En él se conmemora algo tan importante como la fundación de la nación y de la familia imperial nipona.

Algunos eruditos japoneses determinaron que la fecha exacta de la creación de Japón fecha del 11 de febrero del año 660 antes de Cristo, a partir de los escritos que recoge uno de los libros más antiguos del país, el llamado Nihonshoki. Otros historiadores creen que la fecha conmemorativa fue establecida por el emperador Meiji para reforzar la legitimidad de la familia imperial después de una especie de periodo dictatorial.

Se dice que originalmente la fecha fue denominada Kigensetsu, día del Imperio, y que a partir de 1966 fue renombrado por el actual.

En la actualidad los actos más importantes que se celebran durante la jornada son principalmente la izada de banderas japonesas y el ensalzamiento de los valores de los ciudadanos.

Setsubun

setsubunHoy, 3 de febrero, es para los japoneses es un día especial. En Japón se celebra Setsubun, una jornada vinculada con el año nuevo chino que pretende acabar (de manera supersticiosa) con toda la maldad del año anterior y alejar a los demonios del nuevo año, a través de un ritual que denominan “mamemaki”. Para tal ocasión abren la ventana y, echando semillas de soja hacia fuera, repiten “oni wa soto, fuku wa uchi”, algo así como “el demonio afuera, la suerte dentro”.

Los japoneses, que son muy dados a representar de forma anime casi todo lo que les rodea, han representado para la ocasión al mismo demonio de forma simpática. Por este motivo, durante estos días, es frecuente observar por las calles de las ciudades a simpáticos demonios rojos con cuernecillos, lo que ellos consideran la combinación entre una vaca y un tigre.

¡Gracias Keikosan por la información!

Maneki-neko, el gato de la suerte

Asia está invadida de figuras de gatos con cascabel que alzan sus patas intentando atraer la fortuna. Son los llamados maneki-neko, los gatos de la suerte que, en países como Japón, permanecen en miles de establecimientos. Muchos restaurantes los exponen en sus escaparates con la intención de atraer a los comensales. De hecho se dice que si el gato levanta la pata izquierda atraerá muchos clientes, mientras que si alza la derecha atraerá al dinero. Sea como sea, si tenéis ocasión de viajar a Japón veréis cantidad de maneki-nekos de diferentes formas y colores.

Hay varias leyendas que justifican su fama. La más popular es la que  cuenta la historia de un hombre adinerado que buscó resguardo de una tormenta bajo un árbol cercano a un templo. El hombre se dio cuenta que había un gato que parecía llamarle, por lo que lo siguió al interior del templo. Un poco después, un rayo cayó en el árbol en el que cobijaba. Como el gato le salvó la vida, el hombre en agradecimiento se volvió benefactor del templo y le trajo prosperidad.

La esencia de Japón en imágenes

Japón se está convirtiendo en el destino turístico de moda para muchos españoles. Cada vez son más quienes eligen este país asiático para pasar allí sus días de descanso. Los interminables atractivos culturales, naturales y sociales lo hacen único y las buenas impresiones de aquellos quienes lo han visitado con anterioridad contagian al resto.

Si ayer os hablaba de la fotografía de un amigo que recientemente visitó Japón, hoy os he de hablar del vídeo que ha elaborado otro de ellos. Con su cámara ha sabido recoger la esencia más tradicional y la vez moderna de este país sin igual. Con el permiso de Ricardo, os ofrezco que veáis su montaje y disfrutéis de sus imágenes.

El «mochi» mata a más personas que el pez globo

mochisHablar de longevidad es hablar de japoneses. Japón tiene el privilegio de ser uno de los países

del mundo donde la gente vive más años. Los expertos dicen que ello se debe en buena medida al tipo de comida con la que se alimentan: productos frescos, libres de grasa, ricos en fibra…Pero lo cierto es que estos días estamos leyendo en los medios europeos cómo por estas fechas están muriendo muchos japoneses de una manera bastante absurda, por culpa de uno de sus alimentos más conocidos. Algo, la verdad, bastante paradójico. Se trata de los «mochis» unos dulces muy pastosos y empalagosos que este año han causado ya la muerte de nueve personas. Una cifra alarmante que no deja indiferente a las autoridades sanitarias del país que, cuando se acerca la época de consumo de estos pastelitos, apelan a la precaución a la hora de consumirlos y cortarlos en trocitos para su mejor ingesta.

Dicen que esta temporada han ingresado en el servicio de urgencias del país hasta 128 personas afectadas por el «atasco» de estos dulces de arroz glutinoso.