Un «japonés» en Manresa

Gracias a uno de mis últimos vídeo-reportajes, pude descubrir en Manresa algo realmente sorprendente, la presencia de un guerrero japonés en uno de los mosaicos de la famosa cueva de San Ignacio de Loyola. Junto a Álvaro de Córdoba, Juan de Austria y el marqués de Villapuente, encontramos a un personaje que parece denominarse Justo Ukandono, con peinado nipón y una katana que sobresale a partir de su cintura. ¿Pero qué hace un japonés en una capilla?

Para encontrar la respuesta hemos de remontamos al siglo XVI, cuando los jesuitas llegaron a Japón. Ukon Takayama (nombre correcto de nuestro protagonista) estuvo bajo las órdenes de los shogun Obunaga y Hideyoshi y fue considerado uno de los nobles más comprometidos con el imperio japonés. Ukon se entregó al cristianismo y fue bautizado a los 12 años, comprometiéndose con la fe cristina por convicción.

Gracias al apoyo de otros señores feudales logró permanecer en su país, a pesar de no contar con la simpatía de los shogun. Con 62 años tuvo que abandonar Japón, junto con otros 300 cristianos, y dirigirse a las Filipinas españolas para poder desarrollar su fe con libertad y sin represión. A los pocos meses murió en Manila de una enfermedad.

De Justo Ukondono, Ukon Takayama y de Hikogoro Shigetomo (todos la misma persona) se ha escrito mucho y resulta sencillo encontrar en la red información y biografía. Una excelente oportunidad para descubrir esta historia apasionante.

Ukon coincidió en el tiempo con San Ignacio de Loyola, personaje a quien se le dedica el santuario de Manresa y objeto del reportaje de La Vanguardia que también recogimos en vídeo.

Eterno Godzilla

Godzilla, es sin ninguna duda, uno de los iconos de la ciencia ficción japonesa. Se trata de uno de los embajadores del país del sol naciente más reconocidos por todo el mundo. Nació en 1954 en la película que llevaba su propio nombre y, desde entonces, ha protagonizado unas treinta películas. Recientemente recuperó su popularidad debido a la nueva versión cinematográfica que Hollywood le dedicó el verano pasado.

IMG_0594

Este híbrido, mitad ballena mitad gorila, permanece presente en Japón en multitud de lugares. Meses atrás vimos cómo la distribuidora promocionaba a Godzilla en Roppongi, con una reproducción del monstruo casi a tamaño real. Ahora, la productora cinematográfica Toho, creadora de la primera película y propietaria de una de las principales cadenas de salas cinematográficas, ha homenajeado al personaje, colocándolo en lo alto de uno de sus edificios en el céntrico Kabukicho, en Shinjuku.

La Torre Eiffel y la Tokio Tower

doogleGoogle, con sus habituales doogle’s, nos recuerda que precisamente hoy se cumplen 126 años de la finalización de la construcción de la emblemática Torre Eiffel, con motivo de la Exposición Universal que se celebró en París en aquel mismo año. Esta efeméride me recuerda que en Japón existe una torre con un parecido muy razonable a la parisina. Se trata de la Tokio Tower, una enorme antena que se alzó en 1958 para difundir la señal de las nuevas cadenas de televisión. Al margen, la Torre de Tokio se convirtió en todo un símbolo de la nación, como icono del resurgimiento tras los efectos de la guerra.

La Tokio Tower es uno de aquellos puntos de visita obligada en un viaje a Japón. Mide 333 metros de altura, 9 más que la torre francesa y pesa 4.000 toneladas, 3.300 menos. La gran cantidad de rascacielos que existen en la capital nipona hacen que pase algo desapercibida, ya que las grandes alturas en Tokio son muy habituales.

No nos olvidemos de la Tokio Skytree, una nueva torre de comunicaciones construida en la capital japonesa con 634 metros de altura y alzada con la finalidad de transmitir las exigentes señales de la televisión digital terrestre. Si la Torre Eiffel inspiró a la Tokio Tower, cabe destar que la Skytree nos recuerda mucho a esta última.