Al cole sin choche ni papás

nensPor las calles de Japón es muy frecuente ver niños que caminan solos o en pequeños grupos. Por la mañana se dirigen a la escuela y por las tardes regresan a sus casas. Realmente resulta inquietante observar cómo, con tan solo seis años, caminan en solitario a merced de lo que les pueda ocurrir; así sin padres ni coches que les lleven a destino.A pesar de que Japón es uno de los países más seguros del mundo, con nuestra mentalidad occidental nos intranquiliza verlos en solitario; aunque algunos de ellos vayan equipados con detectores GPS y “chivatos” que alertan cuando el niño está sufriendo alguna situación de emergencia.

Al margen de la peligrosidad o no, observar los niños dirigirse en conjunto hacia la escuela puede resultar una curiosa postal. Normalmente van todos uniformados por igual y llama la atención las gorras y las mochilas del mismo modelo que todos comparten.

A diferencia de otros lugares del mundo, la mayoría de los niños en Japón también van al colegio durante los fines de semana; aunque las tareas que se desarrollan durante sábados y domingos difiera sustancialmente respecto a la que se imparten entre semana. Por último, otra curiosidad relacionada con este tema, y es que los pequeños japoneses se encargan de las tareas de limpieza de las aulas y del servicio del comedor. De manera rotativa se reparten los queaceres y aprenden a convivir con los buenos modales y la pulcritud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *